MANTOS

La capa vegetal natural evita la erosión y retiene elementos contaminantes en el agua que escurre por ella. Cuando esta capa protectora es removida, el suelo queda expuesto e inicia un proceso de degeneración con consecuencias cada vez más notables en el medio ambiente.

La regeneración de una capa vegetal se dificulta más cuando las áreas están localizadas en taludes, canales o riberas pues las semillas requieren tiempo para germinar y enraizar.

Las mantas de control de erosión han sido diseñadas para promover y mejorar la efectividad de la vegetación como medio de control de erosión y lograr los dos objetivos principales:

  1. Reducir la pérdida del suelo
  2. Ayudar a la re-vegetación del área

Existe una gran variedad de productos para control de erosión en el mercado por lo cual, al escoger la que mejor se ajuste al problema, es necesario considerar factores tales como: Vida útil, resistencia, capacidad de capturar sedimentos y permitir la filtración.

Galería de imagenes:

¿Te interesa?