EMBALSES, RESERVORIOS, LAGOS ARTIFICIALES.

Almacenar un bien en épocas de abundancia, para ser usado en tiempos de escasez, es un principio fundamental de supervivencia y de habilidad de gestión. El hombre, con frecuencia se ajusta al cumplimiento de este principio.   Con la gestión de recursos hídricos tenemos algunos ejemplos interesantes (acuicultura, pantanos, trasvases). En particular tenemos el caso de embalses pequeños para el riego de zonas de cultivo y embalses decorativos, que resuelven de forma puntual y relativamente económica, generalmente con cierta rapidez, los problemas de suministro de agua para agricultura o para tiempos de escasez.   Dentro de este tipo de obras, los embalses de tierra impermeabilizados con láminas de plástico o de otro tipo, han tenido un desarrollo notable en los últimos años.

 

La comparación de estos embalses vs. embalses mayores debería estudiarse más a fondo pero sólo presentaremos algunas ventajas de manera general a favor de los embalses revestidos con HDPE en lo que toca a la rapidez de la obra y proximidad de la zona de servicio.   Estas ventajas son comprensibles si se tiene en cuenta que:

 

  1. Los trabajos básicos, previo estudio técnico, para la construcción de los embalses son: excavar (si es necesario), compactar e impermeabilizar.
  2. No necesitan grandes estudios, ni autorizaciones especiales.
  3. Al encontrarse el embalse cerca de la zona de suministro, la conducción presenta un costo más reducido.

 

Si se hace un análisis comparativo de diferentes tipos de construcción de embalses (hormigón, obra de fábrica, arcilla, etc.) se observa una importante ventaja en economía a favor de los embalses de tierra impermeabilizada que pueden ser de alrededor de una cuarta parte del costo medio de otros métodos.

 

GEOMEMBRANA DE POLIETILENO DE ALTA DENSIDAD (HDPE LINER)

 

¿Te interesa?